Costos en una empresa

Costos en una empresa

Ejemplos de costes operativos

Cuando se abre una ventana de mercado para una oferta pública inicial (OPI), es esencial en el entorno económico actual que una organización esté preparada para aprovechar la oportunidad y sea realista sobre lo que se requiere. El proceso de salida a bolsa puede ser largo y costoso, pero las recompensas potenciales hacen que merezca la pena para muchas organizaciones. Según nuestra experiencia, las empresas tienden a subestimar los costes de la salida a bolsa, que pueden incluir la ejecución del proceso de presentación de la oferta pública inicial, los costes incrementales de ser público y los costes continuos necesarios para preparar la empresa para operar como empresa pública. Una previsión realista de estos costes puede ayudar a mejorar la presupuestación, limitar las sorpresas y garantizar la alineación del equipo directivo, el consejo de administración y otras partes interesadas clave.
Planificar, gestionar y ejecutar una OPV es una tarea compleja. Si su organización está bien preparada, el proceso puede ser más eficiente y menos costoso de lo que sería de otro modo. Si está pensando en salir a bolsa en los próximos uno o dos años, es el momento de iniciar una evaluación de la preparación para la OPV que guiará sus próximos pasos.

Qué es el coste en los negocios

Rosemary Carlson es una experta en finanzas que escribe para The Balance Small Business. Ha asesorado a muchas pequeñas empresas en todos los ámbitos de las finanzas. Fue profesora universitaria de finanzas y ha escrito mucho sobre este tema.
El coste en una empresa es un gasto que la empresa asume en un esfuerzo por vender un producto o servicio. Estos costes incluyen cosas como el alquiler de un local comercial, las inversiones para reponer el inventario y los salarios pagados a los empleados.
En la contabilidad de gestión, y en una empresa del mundo real, uno de los conceptos más importantes es el de coste. El coste en una empresa puede considerarse como una inversión en el negocio, pero es un tipo específico de inversión que se destina a los esfuerzos para vender un producto o servicio.
Si una empresa de venta de ropa al por menor utiliza parte de sus beneficios para invertir en acciones, eso no se considera un coste, porque la empresa no está intentando vender esas acciones como parte de su modelo de negocio principal. En cambio, invertir en una valla publicitaria sí se consideraría un coste, ya que se trata de atraer a los clientes a la tienda.

Tipos de estructura de costes

Como todos sabemos, en la vida hay muchos costes para mantener y prolongar la vida de una persona, y esto no es diferente para cualquier empresa. Los costes de la empresa se controlan y presupuestan cuidadosamente, pero ¿cómo se hace? ¿Cómo se clasifican? ¿Cómo sabe una empresa cómo asignar el dinero a los distintos departamentos? ¿Se aplica también a las organizaciones benéficas?
Como todos hemos aprendido en la vida, para destacar en cualquier cosa hay que invertir primero. Esto puede ser de muchas formas diferentes, como tiempo y esfuerzo, gastos, formación, etc. En todas las empresas, tanto del sector público como del privado, hay que hacer frente a los gastos o a lo que llamamos “facturas”.
Estos gastos son analizados por personal cualificado y separados en diferentes categorías y subcategorías. Estas categorías difieren de una empresa a otra y también pueden depender del tipo de empresa y de la finalidad del gasto.
Las empresas suelen comprobar todos los gastos a final de mes e introducen todos los gastos en sus respectivas categorías en su sistema contable. Aunque puede variar según la empresa, suele haber dos categorías principales en las que se contabilizan los gastos: gastos generales y gastos de explotación.

Lista de gastos de funcionamiento

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Los costes de explotación están asociados al mantenimiento y la administración de una empresa en el día a día. Los costes de explotación incluyen los costes directos de las mercancías vendidas (COGS) y otros gastos de explotación -a menudo denominados gastos de venta, generales y administrativos (SG&A)- que incluyen el alquiler, las nóminas y otros gastos generales, así como las materias primas y los gastos de mantenimiento. Los costes de explotación excluyen los gastos no operativos relacionados con la financiación, como los intereses, las inversiones o la conversión de divisas.
Las empresas tienen que hacer un seguimiento de los costes de explotación y de los costes asociados a las actividades no operativas, como los gastos de intereses de un préstamo. Ambos costes se contabilizan de forma diferente en los libros de una empresa, lo que permite a los analistas determinar cómo se asocian los costes con las actividades que generan ingresos y si la empresa puede funcionar de forma más eficiente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad