Fabrica mantecados estepa

Fabrica mantecados estepa

Mantecados ‘la perla’

El hecho de que los «Mantecados de Estepa» se elaboren desde hace más de un siglo con gran prestigio y reputación no se debe a la casualidad, sino al esfuerzo y compromiso de cada generación que ha luchado por mantener y mejorar la calidad de sus productos, aunque otras regiones también han comenzado a producir mantecados.
Las industrias dedicadas a la elaboración y envasado de los productos amparados por la Indicación Geográfica Protegida «Mantecados de Estepa» están establecidas en el municipio de Estepa, situado en el sureste de Sevilla, esta localidad siempre ha sido famosa por su larga tradición y alta reputación en repostería. De hecho, fue un pastelero en representación de su gremio quien, en el siglo XVI, firmó la cesión de estas tierras al primer marqués de Estepa.
El origen del mantecado se remonta al Convento de Santa Clara de Estepa durante el siglo XVI, cuando existen referencias sobre la elaboración de Mantecados de Estepa siguiendo antiguas recetas tradicionales y donde se contaba con confiteros para cubrir las demandas procedentes de Sevilla o Madrid.

Visitamos una fábrica de chocolate | vamos a ver

Nuestros tradicionales y deliciosos dulces navideños, polvorones y mantecados, son originarios de Estepa o Antequera, las localidades andaluzas más importantes en la producción de estos dulces. Se dice que en el siglo XVI había un exceso de trigo y manteca de cerdo al comienzo de la temporada de invierno, por lo que las monjas comenzaron a venderlos en sus conventos. Hoy en día estas golosinas son famosas en toda España, pero especialmente en Andalucía, y se pueden adquirir en cualquier supermercado o pequeña tienda; también se puede seguir a la antigua usanza y conseguirlas directamente en los conventos.
La receta es bastante sencilla, lo que no quiere decir fácil: por un lado, se mezclaba harina y manteca de cerdo con almendras y azúcar y el resultado eran los polvorones. La palabra viene de «polvo», ya que son muy desmenuzables y sólo se comen en Navidad. En cambio, los mantecados no tienen almendras sino huevos, por lo que son más sólidos. Por eso se pueden comer durante todo el año, pero especialmente en Navidad. El nombre viene de la palabra «manteca».

«la colchona», la fábrica de mantecados más antigua de estepa

A medida que se acercan las fiestas de invierno, los hogares españoles comienzan a llenar sus despensas con los tradicionales dulces navideños españoles. Más tarde, durante las fiestas, los comparten con gran alegría en torno a las mesas.
Hace poco nos fuimos de viaje de exploración a Estepa, para conocer los secretos de los mantecados. Sabíamos que íbamos a disfrutar sin duda, porque somos grandes aficionados a estas delicias locales. Sin embargo, no esperábamos encontrar allí una industria local de dulces navideños tradicionales tan encantadora.
Los mantecados son básicamente una mezcla horneada de harina de trigo tostada, azúcar, manteca de cerdo, canela y almendras tostadas. Existen diferentes variedades según los ingredientes adicionales que puedan llevar. Entre ellos, el cacao, la piel de limón o las semillas de sésamo son los más populares.
Sin embargo, no comenzaron a venderse más allá de los límites de Estepa hasta finales del siglo XIX. Fue entonces cuando su popularidad comenzó a extenderse. Esto dio forma a una industria artesanal muy básica en el pueblo, con pequeñas fábricas de mantecados ubicadas en los garajes de las familias.

Liado a mano de «deliciosas» san enrique. estepa (sevilla).

Las luces de Estepa no se apagan durante el día y estarán encendidas durante dos meses en la mayoría de las calles del municipio, pero se trata de un alumbrado con tecnología LED, que garantiza un menor consumo, según el alcalde de la localidad.
Estepa recibió en 2018 unos 32.000 turistas coincidiendo con las fechas previas a la época navideña y ese ha sido uno de los motivos para adelantar la iluminación de sus calles para resaltar estas fiestas.
La campaña navideña es un aliciente económico para esta localidad ya que la producción y venta de dulces navideños hace que el paro baje hasta el 6,7% en la localidad, lo que también beneficia a buena parte de la comarca.
En Estepa, al sureste de Sevilla, que lleva más de un siglo elaborando pan de molde, se ubican la mayoría de las industrias de la comarca dedicadas a la producción y envasado de mantecados y polvorones con denominación de origen.
El origen que marca la tradición de estos dulces españoles «se remonta al siglo XVI y al Convento de Santa Clara de Estepa, donde se conservan referencias y recetas antiguas, y donde incluso tenían confiteros contratados para atender la demanda que les llegaba desde Sevilla o Madrid», señala en la web del Consejo Regulador.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad