Enfermedades de gatos transmisibles a humanos

Enfermedades de gatos transmisibles a humanos

La saliva del gato es perjudicial para el ser humano

Una zoonosis felina es una infección vírica, bacteriana, fúngica, de protozoos, de nematodos o de artrópodos que puede ser transmitida a los humanos por el gato doméstico, Felis catus. Algunas de estas enfermedades son infecciones o infestaciones reemergentes y emergentes causadas por patógenos zoonóticos transmitidos por los gatos. En algunos casos, el gato puede mostrar síntomas de infección (que pueden diferir de los síntomas en los humanos) y a veces el gato permanece asintomático. En las personas que se infectan puede haber enfermedades graves y manifestaciones clínicas. Esto depende del estado inmunitario y de la edad de la persona. Los que viven en estrecha relación con los gatos son más propensos a estas infecciones. Pero los que no tienen gatos como mascotas también pueden adquirir estas infecciones, ya que la transmisión puede ser por las heces de los gatos y los parásitos que salen de sus cuerpos[1].
Las personas pueden adquirir infecciones asociadas a los gatos a través de mordeduras, arañazos u otro tipo de contacto directo de la piel o las mucosas con el gato. Esto incluye “besar” o dejar que el animal se lama la boca o la nariz. Las membranas mucosas se infectan fácilmente cuando el patógeno está en la boca del gato. Los patógenos también pueden infectar a las personas cuando hay contacto con la saliva, la orina y otros fluidos o secreciones corporales del animal, Cuando se ingiere material fecal de forma no intencionada, puede producirse la infección. La zooinosis felina puede ser adquirida por una persona por inhalación de aerosoles o gotitas tosidas por el gato[2][3].

Enfermedades de los gatos callejeros a los humanos

Aunque la mayoría de las enfermedades infecciosas felinas sólo afectan a los gatos, algunas de ellas pueden transmitirse de los gatos a las personas. Las enfermedades que pueden transmitirse de los animales a las personas se denominan enfermedades zoonóticas. Aunque no es exhaustivo, este artículo destaca las enfermedades zoonóticas más comunes que pueden transmitir los gatos y las sencillas precauciones que puede tomar para reducir el riesgo de contraer estas enfermedades. Para obtener más información sobre los riesgos específicos, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades zoonóticas, póngase en contacto con su médico o profesional de la salud.
La probabilidad de que una persona normal contraiga una enfermedad zoonótica de un gato es baja, pero los individuos con sistemas inmunitarios inmaduros o debilitados son más susceptibles a estas enfermedades. Esto incluye a los bebés, las personas con síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), los ancianos y las personas que reciben quimioterapia contra el cáncer u otros fármacos que pueden suprimir su sistema inmunitario.
La enfermedad por arañazo de gato (EAG) está causada por una bacteria llamada Bartonella henselae, que puede estar presente en la saliva de los gatos infectados y en el cuerpo de las pulgas de los gatos. Como su nombre indica, esta infección bacteriana suele transmitirse del gato al ser humano a través de los arañazos, aunque también puede transmitirse a través de las heridas por mordedura y cuando un gato lame las heridas abiertas de una persona. Entre los gatos, esta bacteria se transmite más comúnmente por las picaduras de pulgas de gato infectadas, y también puede encontrarse en las heces de estas pulgas, que pueden servir como fuentes de infección si se exponen a una herida abierta en un gato o en un humano.

¿mi gato me está poniendo enfermo?

Amamos a nuestras mascotas. Pero a veces nos ponen enfermos, literalmente. De hecho, todo tipo de animales -incluidos los perros, los gatos y los animales de granja- pueden transmitir enfermedades a los humanos. Algunas de las llamadas “zoonosis” son leves, pero otras pueden ser graves o incluso mortales. A continuación te explicamos 10 enfermedades que pueden contagiarte los animales, según la información facilitada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.
La enfermedad por arañazo de gato -también conocida como fiebre por arañazo de gato- es una infección bacteriana que puede transmitirse a los humanos a través de la mordedura o el arañazo de un felino infectado. La mayoría de las personas que padecen la enfermedad por arañazo de gato desarrollan una infección leve, aunque algunas presentan inflamación de los ganglios linfáticos, fiebre y fatiga. La enfermedad puede ser especialmente grave para las personas con inmunidad reducida. Alrededor del 40% de los gatos son portadores de la bacteria B. henselae, causante de la enfermedad, en algún momento. Pero tenga cuidado, ya que su gato probablemente no mostrará signos de infección.
Las personas contraen la psitacosis al respirar el polvo de los excrementos secos de las aves infectadas, por lo que los propietarios de aves y los trabajadores de las tiendas de animales corren un riesgo especial. Aunque se denomina comúnmente fiebre de los loros, la psitacosis también puede ser transmitida por palomas, patos, pavos y otras aves. La enfermedad suele durar de una a tres semanas, con síntomas como fiebre, escalofríos, diarrea y tos seca. No hay que preocuparse, los antibióticos pueden curar tanto al hombre como al ave.

Enfermedades derivadas de las heces y la orina de los gatos

Aunque los gatos son conocidos por su limpieza, hay que tener cuidado con algunas cosas. Los gatos (como la mayoría de los animales) pueden transmitir parásitos u otras infecciones a los humanos. Unas sencillas soluciones sanitarias evitarán que te contagies una enfermedad del felino de la familia.
Como su nombre indica, la enfermedad por arañazo de gato se transmite a través de las bacterias de una mordedura o arañazo. La enfermedad provoca la inflamación de los ganglios linfáticos, lo que suele provocar fiebre o dolor de cabeza. Para reducir el riesgo, juegue con su gato con un juguete para evitar que le arañe.
Los gatitos, más que los gatos adultos, son los más propensos a infectarse con anquilostomas y pueden transmitir los huevos en sus heces. Los síntomas en los humanos van desde infecciones cutáneas hasta hemorragias intestinales y dolor abdominal. Para reducir el riesgo, los propietarios deben desparasitar a su gato y lavarse las manos después de jugar.
La lombriz solitaria es un parásito asociado a las infecciones por pulgas. Puede transmitirse a los humanos por ingestión accidental de materia fecal. Para limitar el riesgo, su gato debe ser desparasitado regularmente y controlado contra las pulgas. Y lávese siempre las manos después de vaciar las bandejas sanitarias.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad