Temperatura de un perro

Baja temperatura en perros

Si tomamos la temperatura de nuestro perro y el termómetro supera la temperatura normal de un perro, podemos decir que el animal tiene hipertermia o fiebre. Son muchas las causas que pueden provocar fiebre en los perros, entre ellas las infecciones o las enfermedades inflamatorias. Los diferentes síntomas que la acompañan ayudarán a lograr un diagnóstico de la causa. Debemos llevar al perro a una consulta veterinaria, sobre todo si nuestro perro es un cachorro, de edad avanzada o tiene alguna enfermedad o problema de salud subyacente. Por lo general, son más vulnerables y una intervención rápida puede darles más posibilidades.Otra razón por la que la temperatura corporal de un perro es demasiado alta puede estar relacionada con un golpe de calor. Se trata de una situación que se produce cuando se somete a un perro a temperaturas demasiado elevadas. Por ejemplo, encerrar a un perro en un coche en un día caluroso es un motivo habitual de golpe de calor. También pueden presentarse síntomas como dificultades respiratorias, saliva espesa, enrojecimiento de sus mucosas y otros. Cuando la temperatura corporal del perro supera los 41,5 ºC (106,7 ºF), existe el riesgo de que se produzcan daños permanentes en sus órganos vitales e incluso la muerte.

Temperatura del perro en australia

La temperatura corporal de un perro es mucho más alta que la de un ser humano. La temperatura corporal normal de un perro puede oscilar entre los 99 y los 102,5 grados Fahrenheit. Las temperaturas superiores o inferiores a este rango normal -conocidas como hipertermia o hipotermia, respectivamente- pueden ser motivo de preocupación. Saber cómo evaluar la temperatura de su perro puede ayudarle a determinar si existe un problema que requiera atención veterinaria.
La forma más precisa de tomar la temperatura de un perro es introducir suavemente el termómetro en su recto. Asegúrese de hacerlo sólo con un termómetro que nunca se reutilice en un paciente humano. También existen termómetros orales, de oído y de piel específicos para mascotas, pero pueden ser inexactos. Si la temperatura de su perro no está dentro del rango de 99-102,5 grados Fahrenheit, debe ponerse en contacto con su veterinario para que le aconseje. Su veterinario puede recomendar que lleve a su perro para que lo examinen si el cambio de temperatura es significativo.
Hay muchas causas posibles de fiebre en los perros. Las elevaciones leves de la temperatura corporal pueden producirse si el perro se excita o ha hecho ejercicio. Esto es especialmente frecuente en las razas braquicéfalas -o de nariz corta-, como los dogos, los bóxers y los bulldogs, ya que estas razas no pueden refrigerarse tan eficazmente como otros perros.

Tabla de temperatura para perros

Utilizando el Pet-Temp®, puede controlar de forma rápida y precisa la salud de su mascota. La identificación temprana de los cambios en la temperatura corporal de su mascota permitirá un tratamiento médico más rápido que dará lugar a un resultado más favorable. Si sospecha que su mascota está enferma, un termómetro debería ser la primera herramienta de diagnóstico para medir su temperatura.
La respuesta más sencilla es: porque los animales de compañía no pueden decir cuándo están enfermos. El método tradicional de palpar la nariz de un animal no es un método fiable para identificar los cambios de temperatura corporal.

Temperatura del perro 104

Aunque su perro no puede decirle si no se encuentra bien, es importante conocer los signos y síntomas de las enfermedades más comunes en su mascota. El cuerpo de los perros es muy diferente al nuestro. Tienen una temperatura corporal «normal» más alta que la de los humanos. Mientras que 98,6 Fahrenheit es la temperatura corporal media para un humano, la temperatura corporal de su perro debe estar entre 101 y 102,5 grados Fahrenheit. Se considera que un perro tiene fiebre cuando su temperatura corporal supera los 103 grados. Una fiebre de 106 grados es peligrosa o incluso mortal para un perro.¿Cómo saber si su perro tiene fiebre?
¿Su mascota está cansada y parece haber perdido las ganas? ¿Se echa una siesta cuando normalmente te pide que le lances su pelota favorita? Aunque el letargo no significa automáticamente que tu mascota tenga fiebre, si notas este síntoma debes asegurarte de llegar a la causa principal. El letargo es sólo un síntoma potencial de una mascota con fiebre, pero también puede ser un síntoma de otra enfermedad o condición médica. Si tu mascota está aletargada durante largos periodos de tiempo y no parece recuperar su energía, deberás consultar a tu veterinario.