Como motivar a los niños de preescolar

Como motivar a los niños de preescolar

Qué motiva a un niño a ir bien en la escuela

Desde que son pequeños, los niños tienen un interés natural por explorar su entorno. Desde examinar una brizna de hierba hasta jugar con la mascota de la familia, los niños pequeños quieren saber cómo funciona, se siente y sabe todo. Según los expertos, no es hasta más tarde cuando aprenden a hacer algo -como sentarse tranquilamente en la mesa de la merienda- para obtener una recompensa o evitar un castigo.
Estos dos motores del comportamiento se conocen como motivación intrínseca (curiosidad natural) y motivación extrínseca (vinculada a la recompensa). Pero, ¿cuál es mejor para ayudar a los niños a aprender, y se puede fomentar el placer de aprender sin dar recompensas?
«La motivación intrínseca empieza muy pronto. Los niños son proactivos. Son curiosos por naturaleza», dice el profesor Frédéric Guay, experto en motivación de la Universidad Laval de Quebec. «Los educadores y el sistema escolar tienen que alimentar esta motivación». Reconocer el buen comportamiento de un alumno en un entorno de aprendizaje puede animar a los demás a seguir su ejemplo (Crédito: Alamy)Guay y sus colegas realizaron un metaanálisis de próxima publicación sobre la motivación intrínseca y los resultados de los alumnos desde la escuela primaria hasta la universidad, analizando 344 estudios y una muestra de más de 200.000 niños. Los estudiantes rellenaron un cuestionario diseñado para medir diferentes tipos de motivación, y las calificaciones fueron autodeclaradas o extraídas de los boletines de notas. Los investigadores descubrieron que los estudiantes que sentían más placer por determinadas asignaturas tenían un mayor rendimiento, una mayor persistencia y una mayor creatividad en esas áreas.

Citas sobre la motivación de los niños

La mayoría de los consejos para padres destinados a ayudarles a mejorar el rendimiento escolar de sus hijos parecen referirse a niños ideales. Niños a los que les encanta estudiar y no pueden esperar a entrar en el aula. Pero, ¿qué ocurre si su hijo no muestra interés por la escuela?
Hay niños que no se sienten cómodos en la escuela. Además, hay que tener en cuenta que la educación es un proceso largo durante el cual los niños cambiarán con frecuencia su actitud hacia el aprendizaje, por lo que su interés por la escuela fluctuará. Por lo tanto, las tácticas que los padres utilicen para ayudarles deben estar en consonancia con la actitud actual del niño.
No es raro que los niños perciban la escuela como un lugar con clases aburridas en las que tienen que aprender cosas que no les interesan y con las que no pueden relacionarse. Sencillamente, si les pregunta a los niños, le dirán que conocen docenas de formas mejores y más entretenidas de pasar el tiempo.
En conclusión, muchos niños muestran falta de interés por la escuela. Sin embargo, la falta de interés debe distinguirse del trastorno por déficit de atención, que exige otra forma de trabajo con el niño, así como ayuda profesional. La falta de interés de un niño por la escuela no incluye las dificultades a las que pueden enfrentarse los niños cuando vuelven a la escuela después de unas largas vacaciones. En este caso, los niños necesitan un tiempo «para volver a ponerse en forma», mientras que el desinterés es una condición que se mantiene durante todo el año.

Cómo motivar a un niño que no le interesa

Cómo motivar a sus hijos en el nuevo añoLa segunda mitad del año escolar suele parecer especialmente larga. Tras el ajetreo de las vacaciones, nos acomodamos a unos meses de ir al colegio mientras los días son cortos antes de que cambien las estaciones y se note el aire de las vacaciones de verano. En cierto modo, los próximos meses pueden ser los más difíciles en la escuela. Antes de que los niños puedan asumir nuevos retos, es importante asegurarse de que están asentados en una rutina. Si un niño se siente incómodo o ansioso, no es probable que se sienta motivado. Una vez establecida la rutina, he aquí algunos consejos sobre cómo motivar y enseñar la motivación a los niños en el nuevo año (Nota: estas estrategias están pensadas para ayudar a sus alumnos a estar intrínsecamente motivados):1. Déles autonomía y siga su ejemplo
Tómese el tiempo necesario para mantener conversaciones significativas con sus alumnos, individualmente o en clase, para conocer sus intereses. A continuación, puede ayudar a sus alumnos a crear objetivos académicos y personales basados en esos intereses. Es importante pensar en las mejores formas de abordar el tema de la creación de objetivos. Por ejemplo, el concepto de tener una meta sería nuevo para mi grupo de niños de tres a cinco años, así que les pregunté: «¿Qué es algo que te gustaría hacer o aprender este año?». Algunos de ellos pensaron en lecciones que aún no han tenido y para algunos de los más pequeños no estaban seguros, ya que era una pregunta que quizá no se les había hecho antes. En este caso, puede ser útil mantener este tipo de debate en clase para que los demás alumnos puedan hacerse una idea del tipo de respuestas posibles para una pregunta así.  En casa, los padres pueden mantener conversaciones similares con sus hijos. Cuando hablan de los intereses de sus hijos, les están ayudando a desarrollar su autoconciencia. Por ejemplo, cuando expresé mi interés por jugar al baloncesto, mi padre me consiguió una canasta para que pudiera practicar en casa. Esta experiencia me ayudó a darme cuenta de que no quería practicar este deporte de forma competitiva, pero como resultado mi familia tuvo una nueva actividad que disfrutamos jugando juntos en casa.3. Sé su defensor y su mayor apoyo

Cómo motivar a un niño desmotivado

He aquí la brutal verdad sobre cómo motivar a los niños para que estudien: no todas las motivaciones son iguales. La mayoría de los métodos de crianza, como las reglas, las consecuencias y las recompensas, no funcionan porque crean el tipo de motivación equivocado. Descubre cómo inspirar el mejor tipo de motivación para los niños mediante 7 pasos respaldados por la investigación.
En un estudio realizado en la Universidad de Rochester, los investigadores pidieron a un grupo de estudiantes universitarios que leyeran un artículo y luego registraran sus emociones al leerlo. Una semana después, comprobaron la capacidad de los estudiantes para recordar la información. Los estudiantes que encontraron el artículo interesante o agradable obtuvieron mejores resultados que otros estudiantes que no lo encontraron en el recuerdo y la comprensión de la información, incluso después de tener en cuenta sus diferencias en la aptitud verbal.2
Cuando se trata de motivar a nuestros hijos, muchos padres utilizan el enfoque del «palo y la zanahoria», es decir, reglas, consecuencias, recompensas o tablas de comportamiento. Mucha gente encuentra un éxito rápido al principio, pero luego deja de funcionar después de un tiempo. Y lo que es peor, a veces resulta contraproducente. He aquí el motivo…

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad