Para crear una empresa se necesita una inicial

Cómo poner en marcha un negocio

Emprender es una idea que atrae a muchos, pero averiguar cómo iniciar un negocio puede ser a veces tan abrumador que asusta a la gente. ¿Qué hay que vender? ¿A quién hay que vender? ¿Cómo conseguirás clientes?
Empezar un negocio implica planificar, tomar decisiones financieras, hacer estudios de mercado y adquirir conocimientos en áreas que nunca pensaste que aprenderías. Hemos creado esta guía de 14 pasos para iniciar un negocio con el fin de ayudarle a dar lo mejor de sí mismo hoy mismo.
Es importante tener en cuenta que no existe un modelo único para iniciar un nuevo negocio, pero estos pasos le ayudarán a organizar sus pensamientos y a limar detalles importantes para que, cuando lance su negocio, haya respondido a todas las preguntas importantes de la puesta en marcha.
Nunca habrá un momento adecuado para crear una empresa. Si las estrellas no se alinearon para Romeo y Julieta, probablemente tampoco lo harán para ti. Pero puedes considerar que eso es lo que te frena a la hora de emprender o utilizarlo para impulsarte a empezar hoy mismo.

Quiero montar mi propia empresa pero no sé qué hacer

«Una startup es la encarnación viva del sueño de un fundador», dice Wil. «Representa el viaje del concepto a la realidad. Es una de las pocas veces que puedes tomar algo que es sólo un sueño y hacerlo realidad, no sólo para ti, sino para todo el mundo.»
Tanto la definición de Eric como la de Wil de lo que es una startup son ejemplos de pensamiento a gran escala; un enfoque de gran carpa para definir «startup». Pero la definición de «startup» tiene otra vertiente: los detalles. Los detalles. Los pequeños detalles que hacen que una empresa sea una startup y otra una pequeña empresa y otra una corporación.
Una startup (o empresa emergente) es una compañía que suele estar en las primeras fases de su desarrollo. Estas empresas emprendedoras suelen ser iniciadas por 1-3 fundadores que se centran en capitalizar una demanda percibida del mercado mediante el desarrollo de un producto, servicio o plataforma viable.
Una característica en la que la mayoría de la gente parece estar de acuerdo para la definición de una startup es el enfoque en el crecimiento. Las pequeñas empresas pueden ser felices siendo pequeñas empresas para siempre, pero una startup no quiere seguir siendo pequeña.

Requisitos para crear una empresa

Cada año se registran en Alemania más de 2 millones de nuevas empresas, que abarcan una amplia gama de especialidades diferentes. Desde diseñadores de tartas hasta planificadores de bodas, y desde especialistas en restauración de castillos hasta galerías de vanguardia, los empresarios alemanes abarcan mucho. Y si está pensando en unirse a ellos, nada debería detenerle.
En los últimos años, Alemania ha desarrollado una próspera escena de start-ups, pero no siempre ha sido considerada el lugar número uno para hacer negocios, ni siquiera en la región europea. Ya en 2006, el Global Entrepreneurship Monitor mundial informaba de que Alemania no tenía «una verdadera mentalidad emprendedora», encontrando bajas tasas de creación de empresas en relación con el tamaño de la población.
Sin embargo, las cosas han cambiado. Ayudados por la «Agenda Digital 2020» del gobierno, los sectores del comercio electrónico y las tecnologías de la información han empezado a desempeñar un papel mucho más importante. Berlín se ha convertido en un paraíso para las empresas de software innovadoras, los diseñadores de páginas web y los profesionales del marketing. La economía de alta tecnología de Múnich ha adoptado la IA y las nuevas técnicas de fabricación, mientras que Fráncfort atrae a un gran número de empresarios del sector financiero.

Lista de cosas necesarias para iniciar un negocio

Una startup o puesta en marcha es una empresa o proyecto emprendido por un emprendedor para buscar, desarrollar y validar un modelo de negocio escalable[1][2] Mientras que el espíritu emprendedor se refiere a todos los nuevos negocios, incluyendo el autoempleo y los negocios que nunca tienen intención de registrarse, las startups se refieren a los nuevos negocios que pretenden crecer más allá del fundador en solitario[3]. [3] Al principio, las startups se enfrentan a una gran incertidumbre[4] y tienen altas tasas de fracaso, pero una minoría de ellas llega a tener éxito e influencia[5] Algunas startups se convierten en unicornios, es decir, empresas privadas de nueva creación valoradas en más de 1.000 millones de dólares.
Las startups suelen empezar por un fundador (fundador en solitario) o cofundadores que tienen una forma de resolver un problema. El fundador de una startup comenzará la validación del mercado mediante la entrevista del problema, la entrevista de la solución y la construcción de un producto mínimo viable (MVP), es decir, un prototipo, para desarrollar y validar sus modelos de negocio. El proceso de puesta en marcha puede llevar un largo periodo de tiempo (según algunas estimaciones, tres años o más), por lo que se requiere un esfuerzo de mantenimiento. A largo plazo, el esfuerzo de mantenimiento es especialmente difícil debido a las altas tasas de fracaso y a la incertidumbre de los resultados[6] Contar con un plan de negocio describe qué hacer y cómo planificar y llevar a cabo una idea en el futuro. Normalmente, estos planes perfilan los primeros 3 a 5 años de la estrategia empresarial. [7]