Partes de un hormiguero

Partes de un hormiguero

Estructura de la colonia de hormigas

La colonia de hormigas es la unidad básica en torno a la cual las hormigas organizan su ciclo vital[1] Las colonias de hormigas son eusociales, comunales y están organizadas de forma eficiente, y son muy parecidas a las que se encuentran en otros himenópteros sociales, aunque los distintos grupos de éstos desarrollaron la socialidad de forma independiente a través de la evolución convergente[2] La colonia típica consta de una o más reinas que ponen huevos, numerosas hembras estériles (obreras, soldados) y, estacionalmente, muchos machos y hembras sexuales alados[3]. [3] Para establecer nuevas colonias, las hormigas emprenden vuelos en momentos del día característicos de la especie[4] Los enjambres de machos sexuales alados salen del nido en busca de otros nidos[5] Los machos mueren poco después, junto con la mayoría de las hembras[6] Un pequeño porcentaje de las hembras sobrevive para iniciar nuevos nidos[1].
El término “colonia de hormigas” se refiere a los conjuntos de obreras, individuos reproductores y crías que viven juntos, cooperan y se tratan de forma no agresiva. A menudo esto comprende la progenie genéticamente relacionada de una sola reina, aunque esto no es universal en todas las hormigas[1] El nombre “hormiguero” se da comúnmente a los nidos de hormigas que se mantienen en formicarios; estos formicarios son

Hormiga de fuego

No todas las especies de hormigas crean grandes hormigueros. Algunas hormigas construyen hormigueros más pequeños, como los cráteres entre los huecos de hormigón y las placas de asfalto que construyen las hormigas del pavimento. Algunas especies de hormigas constructoras de hormigueros comunes son las hormigas cosechadoras, las hormigas piramidales, las hormigas argentinas, las hormigas de los montículos de Allegheny, las hormigas cortadoras de hojas de Texas y las hormigas rojas de fuego importadas. Los montículos son uno de los indicios más evidentes de la presencia de una colonia de hormigas. Sin embargo, lo que se ve sobre el suelo representa sólo una pequeña parte de lo que ocurre con la construcción general del hormiguero.
Los hormigueros son construidos por las hormigas obreras que remueven el suelo bajo tierra que excavan durante la construcción de túneles y cámaras de nido. Esa tierra se deposita luego en la superficie, formando así el montículo. El hormiguero tiene tres objetivos principales. El montículo sirve de entrada al nido subterráneo; el montículo ayuda a controlar la temperatura interna del nido; y ayuda a proteger el nido de depredadores u otros intrusos que podrían dañar o destruir el nido. Los hormigueros suelen estar formados por finas partículas de tierra o quizás por trozos de material vegetal.

Todas las hormigas de un hormiguero se llaman

Una colonia de hormigas es la unidad básica en torno a la cual las hormigas organizan su ciclo vital[1] Las colonias de hormigas son eusociales, comunales y eficientemente organizadas y son muy parecidas a las que se encuentran en otros himenópteros sociales, aunque los distintos grupos de éstos desarrollaron la socialidad de forma independiente a través de la evolución convergente[2] La colonia típica consta de una o más reinas que ponen huevos, numerosas hembras estériles (obreras, soldados) y, estacionalmente, muchos machos y hembras sexuales alados[3]. [3] Para establecer nuevas colonias, las hormigas emprenden vuelos en momentos del día característicos de la especie[4] Los enjambres de machos sexuales alados salen del nido en busca de otros nidos[5] Los machos mueren poco después, junto con la mayoría de las hembras[6] Un pequeño porcentaje de las hembras sobrevive para iniciar nuevos nidos[1].
El término “colonia de hormigas” se refiere a los conjuntos de obreras, individuos reproductores y crías que viven juntos, cooperan y se tratan de forma no agresiva. A menudo esto comprende la progenie genéticamente relacionada de una sola reina, aunque esto no es universal en todas las hormigas[1] El nombre “hormiguero” se da comúnmente a los nidos de hormigas que se mantienen en formicarios; estos formicarios son

Hormiga militar

Una colonia de hormigas es la unidad básica en torno a la cual las hormigas organizan su ciclo vital[1] Las colonias de hormigas son eusociales, comunales y están organizadas de forma eficiente, y se parecen mucho a las de otros himenópteros sociales, aunque los distintos grupos de éstos desarrollaron la socialidad de forma independiente a través de la evolución convergente[2] La colonia típica está formada por una o más reinas que ponen huevos, numerosas hembras estériles (obreras, soldados) y, estacionalmente, muchos machos y hembras sexuales alados[3]. [3] Para establecer nuevas colonias, las hormigas emprenden vuelos en momentos del día característicos de la especie[4] Los enjambres de machos sexuales alados salen del nido en busca de otros nidos[5] Los machos mueren poco después, junto con la mayoría de las hembras[6] Un pequeño porcentaje de las hembras sobrevive para iniciar nuevos nidos[1].
El término “colonia de hormigas” se refiere a los conjuntos de obreras, individuos reproductores y crías que viven juntos, cooperan y se tratan de forma no agresiva. A menudo esto comprende la progenie genéticamente relacionada de una sola reina, aunque esto no es universal en todas las hormigas[1] El nombre “hormiguero” se da comúnmente a los nidos de hormigas que se mantienen en formicarios; estos formicarios son

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad