Colegio aleman alberto durero

Colegio aleman alberto durero

El cuadro más famoso de alberto durero

Alberto Durero (1471 – 1528) fue un pintor, grabador y teórico alemán de Núremberg. Entre sus obras aún famosas se encuentran las xilografías del Apocalipsis, El caballero, la muerte y el diablo (1513), San Jerónimo en su estudio (1514) y Melencolia I (1514), que ha sido objeto de amplios análisis e interpretaciones. Sus acuarelas le sitúan como uno de los primeros paisajistas europeos, mientras que sus ambiciosas xilografías revolucionaron el potencial de ese medio. La introducción por parte de Durero de los motivos clásicos en el arte del Norte, gracias a su conocimiento de los artistas italianos y de los humanistas alemanes, ha asegurado su reputación como una de las figuras más importantes del Renacimiento del Norte. Esto se ve reforzado por sus tratados teóricos, que incluyen principios de matemáticas, perspectiva y proporciones ideales.
Sus grabados consolidaron su reputación en toda Europa cuando aún tenía veinte años, y desde entonces se le considera convencionalmente como el mayor artista del Renacimiento en el norte de Europa.

Personalidad de alberto durero

Una criatura parecida a un murciélago despliega sus alas en el cielo, mostrando un estandarte con las palabras «Melencolia I». Más allá hay un arco iris y un objeto que puede ser Saturno o un cometa. A lo lejos se ve un paisaje con pequeñas islas arboladas, que sugieren una inundación, y un mar. La parte más a la derecha del fondo puede mostrar una gran ola rompiendo sobre la tierra. Panofsky cree que es de noche, citando la «sombra» del reloj de arena sobre el edificio, con la luna iluminando la escena y creando un arco iris lunar[7].
La mayoría de los historiadores del arte ven el grabado como una alegoría, asumiendo que se puede encontrar un tema unificado en la imagen si se «desbloquean» sus símbolos constitutivos y se ponen en orden conceptual. Este tipo de interpretación supone que el grabado es un Vexierbild (una «imagen rompecabezas») o un rebus cuyas ambigüedades pueden resolverse[37] Otros consideran que la ambigüedad es intencionada e irresoluble. Merback señala que las ambigüedades permanecen incluso después de la interpretación de numerosos símbolos individuales: el espectador no sabe si es de día o de noche, dónde se encuentran las figuras o la fuente de iluminación[22] La escalera apoyada en la estructura no tiene un principio o un final obvio, y la estructura en general no tiene una función evidente. El murciélago puede salir volando de la escena, o tal vez sea algún tipo de demonio relacionado con la concepción tradicional de la melancolía.

Wikipedia

Un caballero con armadura, acompañado de su perro, cabalga por un estrecho desfiladero flanqueado por un diablo con cabeza de cabra y la figura de la muerte montada en un caballo pálido. El cadáver putrefacto de la muerte sostiene un reloj de arena, un recordatorio de la brevedad de la vida. El jinete atraviesa la escena apartando la mirada de las criaturas que le acechan, y parece casi despreciar las amenazas, por lo que a menudo se le considera un símbolo de valentía[2]; la armadura del caballero, el caballo que se eleva por encima de las bestias, las hojas de roble y la fortaleza en la cima de la montaña son símbolos de la resistencia de la fe, mientras que la lucha del caballero puede representar el viaje terrenal de los cristianos hacia el Reino de los Cielos[3].
La obra fue mencionada por Giorgio Vasari como una de las «varias láminas de tal excelencia que no se puede conseguir nada más fino»[4]. Fue ampliamente copiada y tuvo una gran influencia en los escritores alemanes posteriores. El filósofo Friedrich Nietzsche hizo referencia a la obra en su obra sobre teoría dramática El nacimiento de la tragedia (1872) para ejemplificar el pesimismo, mientras que más tarde, en el siglo XX, los nazis la idealizaron como representación del ario racialmente puro, y a veces la utilizaron en su imaginería propagandística[5].

Colegio aleman alberto durero 2020

En 1515, creó su xilografía de un rinoceronte que había llegado a Lisboa a partir de una descripción escrita y un boceto de otro artista, sin haber visto nunca al animal. Se trata de una imagen del rinoceronte indio, que tiene tanta fuerza que sigue siendo una de las más conocidas y que todavía se utiliza en algunos libros de texto de ciencias de las escuelas alemanas en el siglo pasado[9]. En los años que preceden a 1520 realizó una amplia gama de obras, entre las que se incluyen los bloques de madera para las primeras cartas estelares impresas en Occidente en 1515[22] y retratos al temple sobre lino en 1516. Sus únicos experimentos con el aguafuerte se produjeron en este periodo, produciendo cinco en 1515-1516 y un sexto en 1518; una técnica que pudo haber abandonado por ser inadecuada para su estética de forma metódica y clásica[23].
La obra es menos prospectiva que sus otros trabajos, y pronto fue eclipsada por la teoría italiana de la fortificación poligonal (la traza italiana – ver Bastion fort), aunque sus diseños parecen haber tenido cierta influencia en las tierras del este de Alemania y hasta los Estados Bálticos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad