Reflexion para padres de familia

Reflexion para padres de familia

Interferencia de los padres

Mi padre tiene una enfermedad terminal.    Mi madre tiene demencia avanzada. De repente, parece que mi tiempo con mis padres es limitado.    Mientras veo a mis hijos nacer, y veo a mis padres desvanecerse, empiezo a reflexionar. ¿Cómo influyeron las acciones de mis padres, la vivencia de sus actitudes y valores, su modelado, en mi crianza de los nietos?
Son muchos los factores que influyen en la crianza intergeneracional.    Los traumas familiares, como una muerte prematura en la familia, el maltrato infantil, la adopción, el alejamiento forzoso de la familia, la crianza en una institución, los supervivientes de la guerra (como civiles, refugiados o militares), el trastorno de estrés postraumático… estos acontecimientos afectarán a las generaciones venideras.    Lo que transmitamos a nuestros hijos será una mezcla de conciencia, elección y circunstancias.
Cuando me convertí en padre me encontré evaluando aspectos de mi infancia, y a partir de ese proceso tomé decisiones sobre cómo criar a mis hijos.    Del mismo modo, mis padres evaluaron sus años de formación y realizaron cambios para educarnos. Sin duda, mis hijos harán lo mismo.    He aplicado conscientemente algunos de los planteamientos de mis padres, y he descartado otros.    Soy muy consciente de que mis padres son humanos, de que yo soy humana.    No hay perfección en nuestra familia. Así que he buscado nuevas formas, enfoques alternativos, para mejorar la influencia de mi educación.

Ver más

Imagine al padre que ama a su hijo con un amor ardiente.    Se compromete en todos los sentidos con el cuidado y el bienestar de su hijo.    Su amor es constante e irrevocable desde el momento del nacimiento hasta la edad adulta.    Ahora imagina el dolor en el corazón de este padre si en algún momento su hijo le abandona y rechaza completamente su amor.    Este padre amoroso no se dará por vencido, sino que pensará en su hijo día y noche, doliéndose por dentro de amor, esperando poder recibir a su hijo de vuelta.    Esto no es más que una débil imagen del amor del Corazón de Jesús.    Como “débil imagen”, debemos darnos cuenta de que cuando rechazamos el amor de nuestro Señor, la herida de amor en su Corazón produce el más profundo sufrimiento.    Pero se trata de un sufrimiento de amor.    Y en lugar de que esta herida de amor haga que Él nos rechace, hace lo contrario.    Cuanto más nos alejamos de Dios, más profunda es su herida de amor, y cuanto más profunda es su herida de amor, más derrama su misericordia sobre nosotros.    No dudes ni por un momento del amor irrevocable que Dios tiene por ti.    Creer en este amor te dará valor para volver siempre a nuestro Señor (Ver Diario #1447).

Reflexión sobre el amor de los padres

Ser padre es una responsabilidad y un reto enormes. “Hacerlo bien”, sea lo que sea, le supondrá una carga intelectual, emocional y quizás económica. “Hacerlo bien” cuando se tiene un hijo con necesidades especiales puede ser un reto aún mayor.
Como psicóloga escolar certificada con un máster adicional en psicología del desarrollo y como psicoanalista licenciada por el Estado de Nueva York y con más de 30 años de práctica clínica y 27 años de “práctica” como madre, lo he resumido todo en 4 niveles de escucha.
Escucha tus pensamientos internos. En otras palabras, escucha esos pensamientos fugaces que pasan por tu mente en una rápida milésima de segundo. A menudo, son los pensamientos que nos hacen sentir culpables, enfadados, confundidos o avergonzados con nosotros mismos. Atrapa estos pensamientos, repítelos para ti mismo y considéralos. Algunos ejemplos:
Cuando hablas de tu hijo con otras personas, ¿te cuestionas si tu hijo o hija se está desarrollando a un nivel apropiado para su edad?    ¿Qué emociones sientes? ¿Te sientes avergonzado? ¿Se siente molesto? Escuche y reconozca estos sentimientos cuando surjan.    Recuerde que estos sentimientos pueden manifestarse cuando usted interactúa con su hijo o hija hasta que estos sentimientos se resuelvan.    Algunos ejemplos:

Reflexion para padres de familia 2020

Por qué: Piensa en la reflexión como un momento de estímulo para seguir haciendo el bien a los demás, y prepárate para mantener una conversación significativa. Reflexionar sobre la experiencia de voluntariado en familia permite a todos -especialmente a los niños- aclarar cualquier emoción, lección o información nueva que hayan aprendido; reconocer sus logros y a quiénes han ayudado; comprender mejor la causa, su comunidad y los miembros de la familia; y obtener comentarios o pensar en nuevas ideas. Toda la reflexión ayuda a crear una experiencia más profunda y mejor que puede ayudar a convertir el voluntariado en un hábito inteligente y saludable.
Cómo: La reflexión puede adoptar la forma de una discusión en grupo o de una conversación con alguien que no haya participado en la experiencia; la escritura, el dibujo u otras formas de creatividad; la investigación, el análisis, la planificación, etc. Sea cual sea el método, haz hincapié en los logros, los nuevos conocimientos y los objetivos futuros.
Cuándo: Trate de hablar de la experiencia de voluntariado antes, durante y después de cualquier proyecto de servicio, no sólo para ayudar a descubrir lo que alguien puede ya saber o querer saber sobre la causa del proyecto, sino también para examinar lo que se ha aprendido o realizado a través del proyecto.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad