Costumbres del antiguo egipto

Costumbres del antiguo egipto

Ver más

La religión del Antiguo Egipto duró más de 3.000 años, y era politeísta, lo que significa que había una multitud de deidades, que se creía que residían dentro de las fuerzas de la naturaleza y las controlaban. Las prácticas religiosas estaban profundamente arraigadas en la vida de los egipcios, que intentaban proveer a sus dioses y ganarse su favor. La complejidad de la religión era evidente, ya que algunas deidades existían en diferentes manifestaciones y tenían múltiples funciones mitológicas. El panteón incluía dioses con funciones importantes en el universo, deidades menores (o «demonios»), dioses extranjeros y, a veces, humanos, incluidos los faraones fallecidos.

Antiguos valores egipcios

Los sacerdotes que preparaban la momia no eran los únicos ocupados durante este tiempo. Aunque la preparación de la tumba solía comenzar mucho antes de la muerte real de la persona, ahora había un plazo, y los artesanos, trabajadores y artistas trabajaban con rapidez. Había que colocar en la tumba muchas cosas que la persona necesitaría en la otra vida. Se preparaban los muebles y las estatuillas, las pinturas murales de escenas religiosas o cotidianas y las listas de alimentos u oraciones. A través de un proceso mágico, estos modelos, cuadros y listas se convertirían en algo real cuando se necesitaran en el Más Allá. Ahora todo estaba listo para el funeral.
Como parte del funeral, los sacerdotes realizaban ritos religiosos especiales a la entrada de la tumba. La parte más importante de la ceremonia se llamaba «Apertura de la boca». Un sacerdote tocaba varias partes de la momia con un instrumento especial para «abrir» esas partes del cuerpo a los sentidos que se disfrutaban en vida y se necesitaban en la Otra Vida. Al tocar el instrumento en la boca, el muerto podía ahora hablar y comer. Ya estaba listo para su viaje al Más Allá. La momia se colocaba en su ataúd, o ataúdes, en la cámara funeraria y se sellaba la entrada.

Datos sobre la cultura egipcia

Los antiguos egipcios eran un pueblo politeísta que creía que los dioses y diosas controlaban las fuerzas del mundo humano, natural y sobrenatural. En la creencia tradicional egipcia, el principio rector fundamental era el concepto abstracto de maat (representado por la diosa Maat), que suele traducirse como verdad, justicia y orden cósmico. Para mantener maat, los vivos debían adorar y hacer sacrificios constantemente a los dioses para apaciguar a las deidades y espíritus del más allá.
Los antiguos egipcios creían que si una persona se preparaba adecuadamente para la otra vida, su alma era inmortal. El alma, conocida como ka, acompaña a un individuo durante toda la vida, y después de la muerte abandona el cuerpo para entrar en el reino de los muertos. El ka de un individuo no podía existir sin su cuerpo. Los extensos rituales y la preparación del cuerpo para la muerte, que incluían la construcción de tumbas, la momificación y las ceremonias funerarias, tenían como objetivo proteger el cuerpo y el alma para la otra vida.
El panteón egipcio se componía de muchos dioses y diosas, a menudo organizados en grupos familiares de tres, formados por una madre, un padre y un hijo. Cada dios o diosa estaba vinculado a uno o varios lugares donde se construían templos monumentales para albergar sus imágenes. En Egipto, los dioses y diosas adoptaban muchas formas diferentes. Muchos se representaban en el arte egipcio con rasgos humanos y animales. Horus, dios del cielo, la guerra y la protección, aparece a menudo con cuerpo de hombre y cabeza de halcón. Otros fueron representados como humanos divinos. Por ejemplo, Osiris, que juzga a los muertos en la otra vida, era representado como un hombre con un rostro negro (en referencia a la rica tierra del Nilo) o verde (que representa la nueva vida). Muchos dioses egipcios también se asociaban con atributos, u objetos con los que desempeñan sus funciones divinas. Isis, diosa de la magia y la maternidad, por ejemplo, se mostraba a menudo sosteniendo un ankh o un loto.

Templo de luxor

Los antiguos egipcios eran un pueblo politeísta que creía que los dioses y diosas controlaban las fuerzas del mundo humano, natural y sobrenatural. En la creencia tradicional egipcia, el principio rector fundamental era el concepto abstracto de maat (representado por la diosa Maat), que suele traducirse como verdad, justicia y orden cósmico. Para mantener maat, los vivos debían adorar y hacer sacrificios constantemente a los dioses para apaciguar a las deidades y espíritus del más allá.
Los antiguos egipcios creían que si una persona se preparaba adecuadamente para la otra vida, su alma era inmortal. El alma, conocida como ka, acompaña a un individuo durante toda la vida, y después de la muerte abandona el cuerpo para entrar en el reino de los muertos. El ka de un individuo no podía existir sin su cuerpo. Los extensos rituales y la preparación del cuerpo para la muerte, que incluían la construcción de tumbas, la momificación y las ceremonias funerarias, tenían como objetivo proteger el cuerpo y el alma para la otra vida.
El panteón egipcio se componía de muchos dioses y diosas, a menudo organizados en grupos familiares de tres, formados por una madre, un padre y un hijo. Cada dios o diosa estaba vinculado a uno o varios lugares donde se construían templos monumentales para albergar sus imágenes. En Egipto, los dioses y diosas adoptaban muchas formas diferentes. Muchos se representaban en el arte egipcio con rasgos humanos y animales. Horus, dios del cielo, la guerra y la protección, aparece a menudo con cuerpo de hombre y cabeza de halcón. Otros fueron representados como humanos divinos. Por ejemplo, Osiris, que juzga a los muertos en la otra vida, era representado como un hombre con un rostro negro (en referencia a la rica tierra del Nilo) o verde (que representa la nueva vida). Muchos dioses egipcios también se asociaban con atributos, u objetos con los que desempeñan sus funciones divinas. Isis, diosa de la magia y la maternidad, por ejemplo, se mostraba a menudo sosteniendo un ankh o un loto.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad