Capacidades y aptitudes

Capacidades y aptitudes

Marco de competencias vs. capacidades

Recientemente, me invitaron a participar en un grupo de trabajo que reexaminaba la forma en que el gobierno federal evalúa la formación. Durante nuestro debate sobre las mejores formas de evaluar la formación, abordamos la cuestión fundamental de la necesidad empresarial de la formación. Todo el mundo estuvo de acuerdo en que la formación era vital para lograr las necesidades estratégicas de las respectivas misiones de las agencias y que vincular la formación a los objetivos de la organización la hace más relevante y valiosa.
Algunos participantes empezaron a hablar de la reconversión de la mano de obra federal, mientras que otros hablaron de los modelos de competencia de sus organismos. Me llamó la atención el hecho de que a menudo oigo utilizar indistintamente las palabras “habilidad” y “competencia”. Sin embargo, me pregunté si había una diferencia y, si la había, si la diferencia era suficiente para afectar a nuestra evaluación de las habilidades frente a nuestra evaluación de las competencias.
Durante una pausa en la conversación, consulté las definiciones de ambas palabras en el American Heritage Dictionary. Este diccionario define habilidad como “destreza, facilidad o destreza que se adquiere o desarrolla a través del entrenamiento o la experiencia” y una competencia como “una habilidad o capacidad”. También busqué la palabra “capacidad”, porque había leído un reciente artículo del blog de Josh Bersin sobre las academias de capacidad. Según el American Heritage Dictionary, una capacidad es “un talento o habilidad que tiene potencial de desarrollo o uso”.

Capacidades y competencias en la gestión estratégica

Los empleadores de titulados ponen mucho énfasis en encontrar candidatos con las capacidades y competencias adecuadas para sus organizaciones. Dependiendo del sector profesional y de la profesión que se elija para trabajar, puede haber habilidades, destrezas y conocimientos muy específicos necesarios para realizar el trabajo.
Como complemento, hay competencias y comportamientos generales que son esenciales para trabajar con éxito. Estas son las competencias clave para la empleabilidad: las competencias básicas que le harán ser eficaz en el trabajo, sea cual sea éste. A veces se denominan competencias transferibles porque se desarrollan a lo largo del tiempo y se llevan consigo a medida que se desarrolla la carrera; piensa en ellas como tu pasaporte al éxito profesional. Tendrás que recurrir a tu experiencia laboral para demostrar estas habilidades.
Se trata de saber cómo funciona una empresa o un sector y cómo funciona una empresa. Demostrar que entiendes lo que la organización quiere conseguir con sus productos y servicios, y cómo compite en su mercado.

Ejemplos de capacidades y habilidades

Los conocimientos son la comprensión teórica de un tema. Es lo que has aprendido a través de la educación o la experiencia laboral. Por ejemplo, en la construcción, necesitarás conocimientos sobre los materiales, los métodos y las herramientas que intervienen en la construcción o reparación de casas, edificios u otras estructuras como carreteras y caminos.
La habilidad es sinónimo de capacidad, potencial o capacidad. Determina si se poseen o no los medios para hacer algo. Por ejemplo, la resistencia es la capacidad de esforzarse físicamente durante largos periodos de tiempo sin agotarse o quedarse sin aliento. Es una capacidad esencial para profesiones como entrenadores de fitness, bomberos o camareros, por ejemplo.
En el trabajo, hay dos tipos de habilidades: las técnicas y las blandas. Saber realizar tareas específicas, como cocinar, programar ordenadores o enseñar, se denominan habilidades técnicas. Están relacionadas con una ocupación concreta. Es posible que haya aprendido habilidades técnicas en su experiencia laboral, en la escuela o en la formación. Estas competencias se incluyen a menudo en las listas de empleo para describir las tareas de un puesto. Algunos ejemplos son:

Capacidades y aptitudes para el currículum

Definir las competencias, capacidades y habilidades (CCS) consideradas críticas en el entorno comercial internacional de la empresa es una tarea de gestión estratégica muy importante, aunque a menudo descuidada. Sugiere una serie de competencias, capacidades y habilidades fundamentales en los negocios internacionales y, a continuación, evalúa su relevancia para determinadas categorías de productos, países y formas de negocio internacionales. Analiza tres minicasos en el contexto del modelo de empresa de Sánchez-Heene como sistema abierto, con el fin de sugerir un marco básico para el análisis de las deficiencias en materia de CAC en los negocios internacionales.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad